Seleccionar página

La comedia dirigida por Álvaro Alonso y Miguel Ángel Jiménez: “Contigo no, bicho”, fusiona en un entorno original a actores de recorrido como Alfonso Sánchez y Alberto López; conocidos por su papel en “Ocho apellidos Vascos” y la actriz porno Amarna Miller, con instagramers y youtubers; Manuel Pérez, Carlos Suárez y Fredy López, adolescentes que a pesar de no ser conocidos en el mundo cinematográfico tienen gran influencia en las redes sociales.

Fue precisamente en Instagram donde se seleccionó a los personajes de la trama. Para el casting, los jóvenes subieron un vídeo de un minuto en su cuenta personal. Posteriormente, los espectadores pudieron disfrutar de un adelanto a través de la sección 5 minutos de cine del 20 Festival de Málaga, donde ya generó interés en el público. Los directores presentan su largometraje como la obra más golfa del Festival de Cine de Málaga, mezclando un tono sinvergüenza y descarado.

La película se rodó en la localidad malagueña de Torremolinos, ya que sus zonas turísticas fueron de gran ayuda a la hora de grabar el ambiente juvenil que se quería transmitir. En él se puede apreciar el desmadre nocturno, las drogas, el sexo y el alcohol. La trama está basada en hechos reales, muestra la actualidad juvenil en su vida cotidiana relacionada con sus carencias afectivas entre amigos, parejas, éxito a través de sus redes sociales. La historia es tremendamente verosímil y cobra especial relevancia en una sociedad donde una gran parte de los adolescentes desean convertirse en influencers.

Victor, Rubio, Berni y Charly son compañeros de instituto con el sexo como principal objetivo en sus vidas. De hecho inician su periplo a Torremolinos cuando Víctor quiere perder su virginidad. El resto decide acompañarle para afrontar su viaje con el mismo objetivo compartido como una oportunidad de oro para desinhibirse, desmadrarse y poner a prueba su experiencia más loca. Sus directores han manifestado en rueda de prensa que se trata de una comedia muy divertida y desmadrada con la que han disfrutado enormemente mientras la realizaban y para la que se han inspirado en muchas de sus comedias americanas de referencia de los años 80 y 90.