Tras clausurar la pasada edición del Festival de Málaga con El mejor verano de mi vidaDani de la Orden ha vuelto para presentar su nuevo largometraje Litus con el que compite en Sección Oficial. Se trata de una obra de teatro adaptada al cine, que recrea una reunión de amigos después de la muerte de su protagonista, quien permanece ausente durante toda la trama y cuyo nombre da título a la película. Antes de suicidarse, dejó una carta de despedida para cada uno de ellos. Aparentemente todos están bien, pero en realidad están rotos por dentro. 

A partir de aquí arranca un largometraje catártico sobre la muerte y una historia de amistades rotas que remueve al público desde dentro. El guion –escrito por Marta Buchaca- mantiene mucha esencia teatral de la obra original. De hecho la mayoría de las secuencias se ruedan en el mismo escenario, un piso humilde, elegido concienzudamente para dotar a la historia de realidad. La tensión está presente en toda la trama para recrear la estupefacción de los personajes, aturdidos por secretos insospechados y emociones ocultas. El reparto está compuesto por los actores Belén Cuesta, Adrián Lastra, Marta Nieto y Míquel Fernández.

Hay muchos momentos en la vida donde la realidad supera la ficción, ha expresado el director De la Orden. Y en esa premisa se ha basado en todo momento. Quiere que él público se sienta representado por cada uno de los protagonistas. Es una película sobre decir adiós, pero sobretodo de todo lo que gira en torno a las despedidas. El cineasta ha explicado que a él siempre le ha costado despedirse de la gente. Por esta razón intenta plasmar cuánto nos cuesta madurar a marchas forzadas cuando algún ser querido se va para siempre. Es su largometraje más personal, ha insistido. 

No es una película sobre el suicidio, ha aclarado De la Orden. La muerte es solo una excusa para reflejar la manera torpe con la que solemos intentar arreglar las cosas. Cómo hacemos frente a problemas que no podemos entender. Es muy doloroso asumir que alguien a quien quieres se ha quitado la vida. De ahí que el director haya dibujado un retrato de sus personajes envueltos por la frustración, la impotencia e incluso la culpabilidad. 
En este punto la actriz Belén Cuesta ha añadido que su personaje también muestra la reacción forzada después de conocer que un amigo ha muerto. Es decir, cuando parece que solo hablas de la parte buena de la persona fallecida y tendemos a ocultar aquello que no te gustaba o que te caía mal, ha aseverado. El dolor es tan íntimo, que pocas veces se exterioriza cómo te encuentras realmente.

También refleja el sentido de la amistad del propio director. A él le obsesionan las relaciones, tanto de amistad como amorosas o familiares. A veces incluso los amigos tienen más peso en la vida que la propia familia y eso da para muchas historias. Sus películas anteriores también estaban basadas en las relaciones personales. 

Además, el director ha explicado que le gusta jugar con la mezcla de géneros. Es una película triste, nostálgica y amarga pero que deja un buen sabor de boca. Dentro de la negrura hay comedia y a la inversa. Aunque nos cueste hablar y exteriorizar los sentimientos, puede que el humor se ponga de manifiesto a raíz de un acontecimiento angustioso. 
Belén Cuesta ha reconocido que le atraía muchísimo rodar todo el tiempo en un mismo salón porque forma parte de la magia teatral en la que se inspira. Y lo ha afrontado como un reto, obviando que podía llegar a ser un poco agobiante concentrar las jornadas de rodaje en un espacio cerrado. Un lugar idóneo para crear un ambiente de tensión y de atmósfera caracterizada por la extrañeza de sus personajes cuando empiezan a darse cuenta de que no se conocían tanto como creían. 

El momento final donde se revela todo, es decir, en el que uno de sus personajes lleva todo el peso, se mantuvo en secreto para los demás actores. De esta forma el final fue sorpresivo e inesperado para el resto del reparto. Cuando comienza a hablar, las reacciones de sus compañeros son reales e improvisadas. No se habían ensayado antes. Era el último día de rodaje y todos coinciden en señalar este momento como el más mágico de todos. La película está rodada en orden cronológico por lo que fue más fácil para el equipo al completo. Las secuencias se han rodado de forma continuada y de seguido, sin pausas. 

La música también juega un papel importante. Es la encargada de mantener al espectador en un estado constante de suspense, tensión y sorpresa. Su estreno tendrá lugar el 6 de septiembre. 

Presentación de ‘Litus’ en el Teatro Cervantes

Fuente: Festival de Cine de Málaga

1
Hola, si quieres contactar con nosotros, puedes hacerlo via WhatsApp
Powered by